Tras muchos rumores, la cadena AMC estrenó el pasado 15 de noviembre el esperado remake de la recordada serie The Prisoner.

Según lo informado, la miniserie constará de seis episodios únicamente.

The Prisoner cuenta la historia de un hombre, Seis (Jim Caviezel), quien despierta en un extraño y misterioso lugar, el cual recibe el nombre de La Villa, y sin ningún ningún recuerdo de cómo ha llegado hasta allí.

A medida que explora este misterioso paraje, Seis descubre que todos los residentes de la Villa llegaron en las mismas situaciones en las que llegó él, junto con el hecho de que son espiados día y noche.

La Villa es controlada por un hombre, el siniestro y misterioso Dos (Ian McKellen). A lo largo de la serie, Seis y Dos estarán atrapados en una batalla de inteligencias, a medida que Seis desafía la naturaleza opresiva de la Villa y lucha para descubrir la verdad detrás de ella.

Esperaré a verla para daros mi opinión, pero en principio, promete.

——————————————————————————————————————————————-

Tras el visionado de la serie, procedo a dar mi opinión:

En cuanto a la interpretación de los actores, no cabe queja alguna. No sólo la sublime actuación de Ian Mckellen (Dos) y Jim Caviziel (Seis), sino de todo el elenco de personajes secundarios demuestran un gran talento a la hora de meterse en la piel de sus respectivos habitantes de La Villa.

Los seis capítulos gozan de intrincados métodos para confundir al espectador y sumerjer a su vez a éste en la inquietante y compleja historia de la serie. No faltan detalles (como la programación de la televisión de La Villa; fijáos detenidamente en lo que aparece) ni, dicho sea de paso, quebraderos de cabeza.

Mientras se desarrollan los hechos en la Villa, paralelamente se nos narra lo que parece ser la vida anterior a su llegada a dicho lugar de Seis, llegando a su conclusión ambas tramas en el último capítulo, donde chocan en el desenlace, y desvelándonos qué es LaVilla. Ésto no quita, sin embargo, la sensación del espectador de verse sumergido en la complicada historia, haciéndose más preguntas pero, aparentemente, sin respuesta alguna, o incluso añadiendo más cuestiones sin resolver al repertorio de dudas que os asaltarán.

Dejando aparte interpretación y guión, me veo obligado a hablar en contra de la banda sonora que ofrece la serie. Rara vez destaca la música, y más extraños aun los momentos en los que realmente da emotividad a una escena. Obviamente, ésto último es única y exclusivamente opinión personal, me imagino que habrá gente a la que sí le guste la ambientación sonora propuesta en la serie.

En definitiva, excluyendo ciertos puntos negativos, declaro que es una gran miniserie, y que echaré de menos a Ian McKellen, majestuoso como siempre, con su impoluto traje blanco.

Mi nota: 9/10